the way you

La primera viene de mano amiga, que me tiene muy calao: thanks, darlin'. La segunda es mía: una versión maravillosa de lo de Billy Joel, en un disco de Ahmad que es solo una año posterior al de Joel. Fino, muy fino todo.

can't understand


- I mean, how alone he must have felt really and truly to do that. For him to feel that it was a viable alternative. It doesn't make sense. I can't understand it, you know? I mean, what an idiot! What an honest to God. Is honestly sometimes how I feel about it. How it feels, you know? I mean, stop trying to make yourself the centre of your own misfortune. You have an amazing wife. She loves you. So I don't know what any of it, or why any of it.
- You've gone quiet again.
- So have you.

nick payne's head: sex and death

No encuentro una sola crítica con la que identificarme, más bien al contrario. Si yo fuera ideólogo de series y/o guionista, esta sería una de las tres o cuatro series que desearía que hubieran salido de mi cabeza. Pero, obviamente, no soy crítico de cine, ni experto, ni nada. Doctores tiene la iglesia.
Maravillosa, divertida y brutal.

martes al sol


ensayo sobre el deseo y la mirada

Las bañistas

Me pregunto si alguna vez duerme el deseo,
si es posible, por ejemplo, contemplar
a esas bañistas del río que componen
un cuadro de extraña belleza
y escuchar tan sólo la secreta música del instante,
el arrullo del río, la perfecta composición
de los tres cuerpos y ese árbol solitario
de la orilla.
              Admirar por sí misma
la curva fluvial de sus pechos, de sus nalgas ,
la canción de su juventud y la de la risa
que comparten
                          tras algo que ha dicho una de ellas.
Observar
                quieto
                            cómo otra se suelta los negros cabellos
salpicando a las demás,
que vuelven a reír,
                          conscientes de haber alcanzado
alguna secreta armonía con el mundo.

Contemplar la escena
                                        en sí misma,
la canción salvaje de sus cuerpos al sol,
sin pensar en mi hipotética presencia en ella,
que habría de romper esa armonía,
sin pensar en acariciar esos muslos y esos pechos,
ni en besar los labios que apenas se adivinan
en la escondida distancia.

Me pregunto si alguna vez duerme el deseo,
y si duerme alguna vez la memoria:
                                                        si sería posible también
contemplar esa escena
                                        y no reconocer un río recordado,
el lunar estratégico de otro cuerpo amado,
la risa que una vez provocamos en ciertos labios.

¿Duerme el deseo? ¿Duerme la memoria?
No duerme la pregunta.

Crudeza

Lo más delicado es la crudeza.

Crudeza
de la carne desnuda y exhausta,
del cerebro abierto sin anestesia.
Acaricia mi carne viva,
no mi piel abonada de células muertas.
Dirígete a quien soy en lo oscuro.
Arráncame la piel muerta,
quítame las espinas, sufre las heridas
de la limpieza, hazme daño para sanarme
y yo haré lo mismo. No es la piel
lo dulce del fruto.

Carta a un arqueólogo


Dividirás el suelo en parcelas, numerarás cada metro de tierra pacientemente removida, cada centímetro, seleccionarás los restos: fragmentos para reconstruir una edad de la que nada sabes, un tiempo en el que te mueves a tientas, que en el fondo poco te importa –aunque crees, vanamente, que reconstruir ese puzzle, que hallar un significado para esos pedazos puede revelarte algo del sentido de tu propio tiempo, de tu propia vida: un espejo roto. Excava cuanto quieras, recoge trozos de barro, imagina el dibujo de los muros entre los que anduvimos, evoca si quieres una noche en que el sueño no tenga caminos cómo fueron nuestras vidas, qué buscamos. Recoge si así lo deseas nuestros huesos, busca al limpiarlos con el pincel, al acariciarlos, las caricias que nosotros sentimos en la piel –pero esa no podrás verla, tocarla. Y si encontraras, entre piedra y barro y agua estancada un acento dubitativo al hablar una lengua extraña; una mirada de amor que erró el disparo –flecha lanzada por un tirador poco experto ; el tacto de nuestros dedos al acariciar las primeras briznas de la primavera, esas cosas, déjalas; no te ayudarán a reconstruir el cuerpo del Tiempo –ese dinosaurio robusto e implacable. Colecciona piedras, amontona huesos, divide el suelo en secciones simétricas: no encontrarás nada que importe. Cuanto importa desaparece. No está bajo tierra. También tú buscas en vano, como nosotros buscamos.

Martín López-Vega

Me gusta lo que cuenta Martín en esta entrevista.

And his dark secret love / Does thy life destroy

O Rose thou art sick.
The invisible worm,
That flies in the night
In the howling storm:

Has found out thy bed
Of crimson joy:
And his dark secret love
Does thy life destroy.

Estás enferma, ¡oh rosa!
El gusano invisible,
que vuela, por la noche,
en el aullar del viento,

tu lecho descubrió
de alegría escarlata,
y su amor sombrío y secreto
consume tu vida.

William Blake



gather ye rosebuds while ye may

Sí, a mí también me vino a la mente el colige,virgo.

Gather ye rosebuds while ye may,
Old Time is still a-flying;
And this same flower that smiles today
To-morrow will be dying.

The glorious lamp of heaven, the sun,
The higher he's a-getting,
The sooner will his race be run,
And nearer he's to setting.

That age is best which is the first,
When youth and blood are warmer;
But being spent, the worse, and worst
Times still succeed the former.

Then be not coy, but use your time,
And, while ye may, go marry:
For having lost but once your prime,
You may forever tarry.

Robert Herrick




van Dalem

Que le echaban algo al agua parece evidente.



estándar

“Al final resultó que todo lo que necesitaba está en el standard”, decía el pianista.
Por cierto, hoy ya el patrón se integró.


murder on the dance

Qué buenos que son los de la pérfida para estas cosas. Pero qué buenos.

Eve: “If anyone says ‘It’s murder on the dance floor,’ I will throw them out the window.” 





postre en ciernes


frangollo
Del lat. frangĕre 'romper'.
1. m. Granos quebrantados de cereales y legumbres.
2. m. Cosa hecha deprisa y mal.
3. m. Cuba y P. Rico. Dulce hecho de plátano machacado.

frangollar 
De frangollo.
1. tr. Quebrantar los granos de cereales o legumbres.
2. tr. coloq. Hacer algo deprisa y mal.