motirists

Como en aquella ocasión, di  con ella algo así como cuarenta años después. No la tenía en mi memoria infantil por  casualidad.
Desde la secuencia inicial de los títulos de crédito de Saul, pasando por el intermedio, hasta la duración original -3 horas y media...-. Como Saul, también Kramer era de origen  judío.
Ya no se hacen.

G. P.

Benjamín ya estuvo por aquí en alguna ocasión anterior. No lo he leído mucho, pero cuando lo he hecho he tenido la sensación de que no es mi poeta. En la primera entrada que le dediqué -2013...-, ya me pasó y lo conté. Explicar por qué no lo es, es un rollo. Que servidor tiene cincuenta y un años y sus gustos han evolucionado alejándose de determinadas propuestas quizás valga como apunte.
Lo que sigue, tanto el poema como la música, me llegó de la misma mano amorosa.
Añoro el frío.


Mi amor, este poema
es para que lo leas cuando no esté a tu lado,
cuando no pueda ya cuidar de ti.

No te conformes nunca con alguien que no piense
que tú eres una llama más antigua que el fuego,
que tú eres su razón para vivir.

Aprende a no querer a los que no te quieran
y elige bien a qué le tendrás miedo:
no habrá sombra que oculte lo que tú temas ver.

Escapa del que piense
que el aire es la pared de lo invisible
y huye de aquel que crea
que es más feliz quien menos necesita,
porque ése no podría necesitarte a ti.

No te rindas, no olvides jamás que la tristeza
sólo es la burocracia del dolor.
Y si sientes que el mundo se derrumba,
no intentes abrazarte
a otro que esté cayendo a la vez que caes tú,
como yo hice contigo.

Algún día
tendrás que despertarte para salvar tus sueños.
Algún día sabrás que en las promesas
hay siempre un cristal roto
en el que aúlla el viento frío de la mentira.

Recuerda todo eso.

No escondas lo que sientes por miedo a ser frágil,
como aquellos
que por guardar tan bien lo que más les importa,
lo pierden para siempre.

Recuerda que no hay nada que no pueda
ocurrir cualquier día.
No olvides que esta obra ha terminado.
No olvides que le hablas a un teatro vacío.


Benjamín Prado.