la vida de Herta

Yo no conocía a Herta. Me llegó un relato suyo -otro día voy con él-, la busqué y vi sus fotos. En cuanto ocurrió esto último quede atrapado. Una mujer con esa presencia me tiene.



Esta madrugada me leí esta minientrevista -se me hace casi publicitaria la extensión de la mayoría de las entrevistas-. Mi atrapamiento era consistente. De ella extraigo estas perlas:

Yo nunca he leído literatura, siempre he querido saber cómo funciona la vida. Los autores que me han fascinado siempre han sido los que en sus textos presentaban alguna problemática que me enseñaba cómo se hace esto: vivir. ¿Cómo transcurre la vida? ¿Cómo se puede soportar? Sin engañar, sin mentir. 

Sabes que eres presa de tu vida, también de tu biografía, que hay hechos que no se pueden cambiar, que existen y ya existían antes de tu nacimiento. Te los ponen delante y crecen en tu cabeza y ahí tú no haces nada. Por ejemplo, que mi padre estaba en las SS, ahí no puedo hacer nada de nada; es una realidad que ya existía antes de nacer yo. Sin embargo, la tengo que asumir y saber qué significa dentro de un gran marco histórico que abarca prácticamente medio mundo.