de cigarros que se consumen


Men with coats thrashing

Our lives we do not weep
Are like wild cigarettes
That on a stormy day
Men light against the wind
With cupped and practised hand
Then burn themselves as deep
As debts we cannot pay
And smoke themselves so fast
One scarce gives time to light
A second life that might
Flake smoother than the first
And have no taste at last
And most are thrown away.

Malcolm Lowry

Aquí va la traducción de Juan Luis Panero:


Brasas en el viento
 
Nuestras vidas —no lo lamentemos— 
son como cigarrillos encendidos 
en un día de tormenta, 
una brasa protegida del viento 
por una mano cuidadosa. 
Entonces arden hasta el final, 
como ardieran aquellas deudas que nunca pagamos, 
y se queman tan deprisa como la vida. 
Uno querría encender otro, encender otra vida 
que fuera menos dura que la anterior, 
pero no es posible y el cigarrillo ya no tiene sabor 
y lo único que podemos hacer es tirarlo. 


objetos rotos

 FRAGMENTOS
 
                                 I
 
Te tocó un tiempo amargo.
Pasó el tiempo.
Pero la huella de sus manos sucias
permanece en tu frente:
grasa
       espesa
                de amor, 
incorruptible al odio.
 
                                 II
 
Jugabas entre muerte.
Creías que los muertos 
eran objetos rotos
que alguien había tirado en las aceras.
Eras la vida pura
que lo ignoraba todo.
Un aire helado, a veces
—como un suspiro yerto, 
como una leve gasa hecha de hilos de frío—
te acariciaba el rostro.
No sabías que era, 
invisible y tan próxima,
la mano de Ella la que lo movía.
 
 
                               III
 
Lo supiste muy pronto.
                                Desde entonces
ya nunca dejarías
de verla,    
            acechándote siempre
entre dos sombras,
delatada
por la luz corrosiva
de los amaneceres imprevistos, 
mal oculta en los pliegues de las tardes de invierno
cuando el día se acaba sin que llegue la noche
y hay un tiempo de nadie,
un vacío creciente
—bajorrelieve en polvo de un volumen de viento—
que pretende atraparte en sus bóvedas sucias.
 
                               IV
 
Tal vez por eso, todavía, 
como un felino hambriento que disputa
su presa a los caimanes, persigues ferozmente,
entre el asco y el miedo, 
a la alegría.
 
Depredador de instantes,
ya para siempre es tuya:
goza al fin plenamente
sus restos degradados,
su tristeza.

Ángel González.

tratado de miscibilidad


Memories and drinks don't mix too well.
Jukebox records don't play those wedding bells.
Lookin' at the world through the bottom of a glass, 

All I see is a man who's fading fast. 

Tonight I need that woman again.
What I'd give for my baby to just walk in.
Sit down beside me and say: "It's alright.
Take me home and make sweet love to me tonight."

But here I am again, mixin' misery and gin.
Sittin' with all my friends and talkin' to myself.
I look like I'm havin' a good time but any fool can tell,
That this Honky Tonk Heaven really makes ya' feel like hell.

I light a lonely woman's cigarette,
We both start talkin' 'bout what we want to forget.
Her life story and mine are the same.
We both lost someone and only have ourselves to blame.

But here I am again, mixin' misery and gin.
Sittin' with all my friends and talkin' to myself.
I look like I'm havin' a good time but any fool can tell,
That this Honky Tonk Heaven really makes ya' feel like hell.


Misery and Gin by Merle Haggard on Grooveshark

seguro azar

Empiezo al azar por Garcilaso, madrugada ventosa, y voy a dar a sus sonetos y alguna canción. No tengo cuerpo para ellos; hoy, Garcilaso querido, me superas. De modo que, también al azar, seguro, paso a Pedro Salinas. Abro y leo lo que sigue abajo. Busco a qué libro pertenecen -manejo Poemas escogidos, Colección Austral- y hallo: La voz a ti debida -1933- y una cita:

... la voz a ti debida.
Garcilaso. Égloga III

Todo queda cerrado, muy al gusto de don Pedro. Unos pequeños extractos para conjurar el viento enajenante:

[...]
Amor, amor, catástrofe.
¡Qué hundimiento del mundo!
Un gran horror a techos
quiebra columnas, tiempos;
los reemplaza por cielos
intemporales. Andas, ando
por entre escombros
de estíos y de inviernos
derrumbados. Se extinguen
las normas y los pesos. 

[...]
Lo que eres
me distrae de lo que dices.

Lanzas palabras veloces,
empavesadas de risas,
invitándome
a ir adonde ellas me lleven.
No te atiendo, no las sigo:
estoy mirando
los labios donde nacieron.

Miras de pronto a los lejos.
Clavas la mirada allí,
no sé en qué, y se te dispara
a buscarlo ya tu alma
afilada, de saeta.
Yo no miro adonde miras:
yo te estoy viendo mirar.

Heleneta


Tornada

Perdó, Heleneta, perdó.
No vindrà la conclusió,
i aquest embolic de marrades
no para enlloc. T'ho esperaves?
(...)
I ara potser val més que calli.
No convé que encara m'agafin
temptacions d'insinuar
com hauria anat el relat
encaminat al seu bon terme.
Una cosa, val més no fer-la
que fer-la a mitges. Callo doncs,
i m'estalvio el pitjor tros
que m'hauria tocat d'escriure:
com s'enamora l'heroïna.
Ben cert que en coses de l'amor
de cap pa no faig rosegons.
Tota farina bla vull moldre.
Si l'enamorar-se d'un home
se m'acut cosa extravagant,
l'extravagància la fan
la majoria de les dones,
gent enraonada: alguna solta
deu trobar-se en el joc estrany.
Bé prou que m'hauria costat,
tanmateix, de presentar amb força
la feblesa de dolça dona.
Sembla doncs que callo a punt,
abans d'entrar en un mal embús.
Ja es pot apagar la cendela
que he mirat de mantenir encesa
per una llarga processó
de versos xafarders, de mots
fets per compondre imatges netes
de les coses que em són objectes
d'afectes o d'aversions.
Què sé jo si aquest monyó
de poema, que t'ofereixo,
fa molta angúnia. Quan penso
en els espessos emparrats
de raïms que són peus i mans
de cera bruta, que s'enfilen
per les parets de les ermites,
em trasbalso, i m'agafa por
que sigui un ex-vot llefiscós
el que et vull donar per poema.
I ja no té remei, Helena.
Ara que el cop es veu fallar,
deixa'm que n'acani l'allarg.
Arribaré, amb els tres que em manquen,
al vers mil tres-cents trenta-quatre.
Me'n queda un per dir-te adéu:
barca nova, tingues bon vent.

Tornada(*)

Perdón, Helenita, perdón.
No llegará la conclusión,
y este enredo de rodeos
no lleva a ninguna parte. ¿Lo esperabas?
(...)
Y ahora mejor me callo.
No vaya a ser que me asalten
tentaciones de insinuar
cómo hubiera ido el relato
encaminado a su buen término.
Una cosa es mejor no hacerla
que dejarla a medias. Callo pues,
y así me ahorro el peor trozo
que me hubiera tocado escribir:
cómo se enamora la heroína.
Cierto que en asuntos de amor
de ningún pan hago mendrugos.
Sólo harina blanda quiero moler.
Si enamorarse de un hombre
se me antoja algo extravagante,
la extravagancia la hacen
la mayoría de las mujeres,
gente sensata: algún sentido
debe de haber en ese juego extraño.
Cuánto me hubiera costado,
sin embargo, presentar con fuerza
la debilidad de dulce mujer.
Parece, pues, que me callo a tiempo
antes de meterme en un lío.
Ya se puede apagar la vela
que he querido tener encendida
durante una larga procesión
de versos chismosos, de palabras
hechas para componer imágenes nítidas
de las cosas que me despiertan
aversiones o afectos.
Qué sé yo si este muñón
de poema que te ofrezco
produce mucha angustia. Cuando pienso
en los tupidos emparrados
de racimos que son pies y manos
de cera sucia, que trepan
por la paredes de las ermitas,
me trastorno y me da miedo
que sea un exvoto viscoso
lo que te quiero dar como poema.
Y ya no tiene remedio, Helena.
Ahora que el golpe es fallido,
déjame que mida los versos.
Llegaré, con los tres que me faltan,
al verso mil trescientos treinta y cuatro.
Para el adiós, me queda uno:
barca nueva, ten buen viento.

(*)Estrofa que a modo de despedida se ponía al final de ciertas composiciones poéticas provenzales (Nota de la traductora).

Traducción de Mª Àngels Cabré en Las mujeres y los días, poesía completa de Gabriel Ferrater, editorial Lumen.

Heleneta y Gabriel en sus años mozos, con él sonriendo.

de lo malo a lo peor

A Gabriel también le gustaba traducir además de escribir. Este de abajo está traducido por él. La foto me atrapó desde que me la crucé hace ya tiempo. No diré más.

LO MALO, de Gottfried Benn. Traducido por Gabriel Ferrater.

No saber inglés
y oír hablar de una buena novela policíaca
todavía no traducida.

Cuando hace calor, ver una cerveza
que uno no se puede permitir.

Tener una idea nueva
y no poderla enredar en un verso de Hölderlin,
como hacen los profesores.

Viajando de noche, oír olas que baten
y pensar que lo hacen siempre.
Muy malo es esto: estar invitado
cuando en casa hay más silencio,
mejor café,
y no está uno para charlas.

Y lo peor:
no morir en verano,
cuando todo es claro
y está la tierra blanda para las azadas.


ucronizando


Come gather ’round people
Wherever you roam
And admit that the waters
Around you have grown
And accept it that soon
You’ll be drenched to the bone
If your time to you is worth savin’
Then you better start swimmin’ or you’ll sink like a stone
For the times they are a-changin’
Come writers and critics
Who prophesize with your pen
And keep your eyes wide
The chance won’t come again
And don’t speak too soon
For the wheel’s still in spin
And there’s no tellin’ who that it’s namin’
For the loser now will be later to win
For the times they are a-changin’
Come senators, congressmen
Please heed the call
Don’t stand in the doorway
Don’t block up the hall
For he that gets hurt
Will be he who has stalled
There’s a battle outside and it is ragin’
It’ll soon shake your windows and rattle your walls
For the times they are a-changin’
Come mothers and fathers
Throughout the land
And don’t criticize
What you can’t understand
Your sons and your daughters
Are beyond your command
Your old road is rapidly agin’
Please get out of the new one if you can’t lend your hand
For the times they are a-changin’
The line it is drawn
The curse it is cast
The slow one now
Will later be fast
As the present now
Will later be past
The order is rapidly fadin’
And the first one now will later be last
For the times they are a-changin’



funeral blues

Hace tiempo que no traducía poemas. Requiere un ánimo, una actitud y una pausa. Yo no le, no me otorgaba ninguna de las tres, de modo que. Hace unas semanas comencé a pergeñar la idea de retomar viejos y buenos hábitos. Hete aquí, pues. He hecho una versión, que es algo así como el eufemismo que usamos aquellos a los que se nos hace imposible la tarea de traducir poesía. A ver qué tal.
Acompaño la entrada con un corte de una película más que conocida. John Hannah, sus ojeras, sus ojos azules y su voz quedan en la retina de la memoria.
De W. H. Auden:

Stop all the clocks, cut off the telephone,
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come. 

Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling on the sky the message He Is Dead,
Put crepe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves. 

He was my North, my South, my East and West,
My working week and my Sunday rest,
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last for ever: I was wrong.

The stars are not wanted now: put out every one;
Pack up the moon and dismantle the sun;
Pour away the ocean and sweep up the wood.
For nothing now can ever come to any good.


Parad todos los relojes, cortad el teléfono,
Evitad que el perro ladre con un buen hueso,
Silenciad los pianos y con una percusión sorda
Mostrad el ataúd, dejad que las plañideras se acerquen.

Dejad que lo aviones giman en círculos sobre nosotros
Garabateando en el cielo el mensaje Él Está Muerto,
Poned crespones negros alrededor de los blancos cuellos de las palomas,
Dejad que luzcan guantes de algodón negro los guardias de tráfico.

Él era mi Norte, mi Sur, mi Este, mi Oeste,
Mi semana laboral y mi domingo de descanso,
Mi mediodía, mi noche, mi charla, mi canción;
Pensé que el amor sería eterno: estaba equivocado.

Las estrellas no son bienvenidas ahora: quitadlas todas;
Empaquetad la Luna y desmantelad el Sol;
Vaciad el océano y barred el bosque.
Pues nada ahora, nada, puede traer ninguna gracia.

Versión de Juan Bay



Una explicación del poema interesante, aquí.

... lo inapresable con la moldura


At any moment he'll be walking through that door  
But he won't find me behind it  
'cause the feeling is gone and just won't come back any more  
I worked so hard to find it  
 
I've been up, down, tryin' to get the feeling again  
All around tryin' to get the feeling again  
That one that made me shiver  
Make my knees start to quiver every time he walks in  
 
I've looked high, low  
Everywhere i possibly can  
But there's just no tryin' to get the feeling again  
It seemed to disappear as fast at it came  
 
I've read every book, looked for every meditation and poem  
Just to bring home that old sweet sensation  
But it ain't no use to me to try to get the feeling again  
 
When did it leave me  
How did i come to miss use such a beautiful bonnet 

But baby believe me, i've done everything i can do  
But somehow it's not returnin'  
 
I've been up, down, tryin' to get the feeling again  
Like a bloodhound, searching for a long lost friend  
Could you help me rediscover  
The way to re-be his lover once again  
 
I've read every book, looked for every meditation and poem  
Just to bring home that old sweet sensation  
But it ain't no use to me to try to get the feeling  
I wanna get that feeling again  
 
Could you help me rediscover  
The way to re-be his lover once again  
 
I've read every book, looked for every meditation and poem  
Just to bring home that old sweet sensation  
But it ain't no use to me to try to get the feeling  
I wanna get that feeling again.


... transcurre todo...


Entre el espanto y la ternura 
transcurre todo
lo inapresable con la moldura,
la mano, el codo.

Entre el espanto y la ternura
crece la hiedra
al sano juicio con la locura,
la flor, la piedra.

Entre el espanto y la ternura
la vida canta
una tonada clara y oscura,
profana y santa.

Entre el espanto y la ternura
corre la suerte
con el abajo y con la altura,
con vida y muerte,
con vida y muerte.

Entre el espanto y la ternura
transcurre todo
lo inapresable con la moldura,
la mano, el codo.

Entre el espanto y la ternura
crece la hiedra,
el sano juicio con la locura,
la flor, la piedra.

Entre el espanto y la ternura
la vida canta
una tonada clara y oscura,
profana y santa.

Entre el espanto y la ternura
corre la suerte
con el abajo y con la altura,
con vida y muerte,
con vida y muerte.

Entre el espanto y la ternura
ahí llega el día,
pasan las verdes y las maduras
ay todavía, ay todavía, ay todavía.

Entre el espanto y la ternura,
a hora temprana,
trabaja el hombre pintando cura
para mañana,
para mañana.


entre el espanto y la ternura...

YA TE LO DECÍA YO

no sé a los demás
a mí me puede el miedo
el miedo a despertar
y seguir teniendo miedo

ya te lo decía yo
no se puede hacer peor
mil maneras de acabar
y elegiste la que más
la que todo destrozó
la que te decía yo
que se quede como quedó
yo tan malo, tú tan bueno
muchas lágrimas no caen al suelo

es para los demás
para mí no es nuevo
haber tratado mal
fallar a los que quiero

ya te lo decía yo
no se puede hacer peor
mil maneras de acabar
y elegiste la que más
la que todo destrozó
la que te decía yo
que se quede como quedó
yo tan malo, tú tan bueno
muchas lágrimas no caen al suelo


Stars shining bright above you;
Night breezes seem to whisper "I love you."
Birds singing in the sycamore tree.
Dream a little dream of me.

Say nighty-night and kiss me;
Just hold me tight and tell me you'll miss me.
While I'm alone, blue as can be,
Dream a little dream of me.

Stars fading but I linger on, dear
Still craving your kiss.
I'm longing to linger till dawn, dear,
Just saying this...

Sweet dreams till sunbeams find you
Sweet dreams that leave all worries behind you.
But in your dreams, whatever they be,
Dream a little dream of me.

Stars fading but I linger on, dear
Still craving your kiss.
I'm longing to linger till dawn, dear,
Just saying this...

Sweet dreams till sunbeams find you
Sweet dreams that leave all worries far behind you.
But in your dreams, whatever they be,
Dream a little dream of me.