la expiación de la culpa

Desde aquella tarde en Madrid no me había atrevido a volver a verla. Los orígenes familiares y el sexo. No hay mucho más en nuestras existencias y aquí se lleva al límite. Me cuesta imaginar cómo surge una idea primigenia de este calado. Claramente hicieron bien llamando a Abi.  Del casting ni hablamos.

If I can make it there
I'll make it anywhere

New York
New York...

Navidad, Navidad.

Gradiva

Estoy de las sublimaciones y las mitificaciones hasta las meninges. Pero qué bellas son.
Quien quiera, que tire del hilo por aquí, por ejemplo.


the way you

La primera viene de mano amiga, que me tiene muy calao: thanks, darlin'. La segunda es mía: una versión maravillosa de lo de Billy Joel, en un disco de Ahmad que es solo una año posterior al de Joel. Fino, muy fino todo.

can't understand


- I mean, how alone he must have felt really and truly to do that. For him to feel that it was a viable alternative. It doesn't make sense. I can't understand it, you know? I mean, what an idiot! What an honest to God. Is honestly sometimes how I feel about it. How it feels, you know? I mean, stop trying to make yourself the centre of your own misfortune. You have an amazing wife. She loves you. So I don't know what any of it, or why any of it.
- You've gone quiet again.
- So have you.

nick payne's head: sex and death

No encuentro una sola crítica con la que identificarme, más bien al contrario. Si yo fuera ideólogo de series y/o guionista, esta sería una de las tres o cuatro series que desearía que hubieran salido de mi cabeza. Pero, obviamente, no soy crítico de cine, ni experto, ni nada. Doctores tiene la iglesia.
Maravillosa, divertida y brutal.

martes al sol


ensayo sobre el deseo y la mirada

Las bañistas

Me pregunto si alguna vez duerme el deseo,
si es posible, por ejemplo, contemplar
a esas bañistas del río que componen
un cuadro de extraña belleza
y escuchar tan sólo la secreta música del instante,
el arrullo del río, la perfecta composición
de los tres cuerpos y ese árbol solitario
de la orilla.
              Admirar por sí misma
la curva fluvial de sus pechos, de sus nalgas ,
la canción de su juventud y la de la risa
que comparten
                          tras algo que ha dicho una de ellas.
Observar
                quieto
                            cómo otra se suelta los negros cabellos
salpicando a las demás,
que vuelven a reír,
                          conscientes de haber alcanzado
alguna secreta armonía con el mundo.

Contemplar la escena
                                        en sí misma,
la canción salvaje de sus cuerpos al sol,
sin pensar en mi hipotética presencia en ella,
que habría de romper esa armonía,
sin pensar en acariciar esos muslos y esos pechos,
ni en besar los labios que apenas se adivinan
en la escondida distancia.

Me pregunto si alguna vez duerme el deseo,
y si duerme alguna vez la memoria:
                                                        si sería posible también
contemplar esa escena
                                        y no reconocer un río recordado,
el lunar estratégico de otro cuerpo amado,
la risa que una vez provocamos en ciertos labios.

¿Duerme el deseo? ¿Duerme la memoria?
No duerme la pregunta.

Crudeza

Lo más delicado es la crudeza.

Crudeza
de la carne desnuda y exhausta,
del cerebro abierto sin anestesia.
Acaricia mi carne viva,
no mi piel abonada de células muertas.
Dirígete a quien soy en lo oscuro.
Arráncame la piel muerta,
quítame las espinas, sufre las heridas
de la limpieza, hazme daño para sanarme
y yo haré lo mismo. No es la piel
lo dulce del fruto.

Carta a un arqueólogo


Dividirás el suelo en parcelas, numerarás cada metro de tierra pacientemente removida, cada centímetro, seleccionarás los restos: fragmentos para reconstruir una edad de la que nada sabes, un tiempo en el que te mueves a tientas, que en el fondo poco te importa –aunque crees, vanamente, que reconstruir ese puzzle, que hallar un significado para esos pedazos puede revelarte algo del sentido de tu propio tiempo, de tu propia vida: un espejo roto. Excava cuanto quieras, recoge trozos de barro, imagina el dibujo de los muros entre los que anduvimos, evoca si quieres una noche en que el sueño no tenga caminos cómo fueron nuestras vidas, qué buscamos. Recoge si así lo deseas nuestros huesos, busca al limpiarlos con el pincel, al acariciarlos, las caricias que nosotros sentimos en la piel –pero esa no podrás verla, tocarla. Y si encontraras, entre piedra y barro y agua estancada un acento dubitativo al hablar una lengua extraña; una mirada de amor que erró el disparo –flecha lanzada por un tirador poco experto ; el tacto de nuestros dedos al acariciar las primeras briznas de la primavera, esas cosas, déjalas; no te ayudarán a reconstruir el cuerpo del Tiempo –ese dinosaurio robusto e implacable. Colecciona piedras, amontona huesos, divide el suelo en secciones simétricas: no encontrarás nada que importe. Cuanto importa desaparece. No está bajo tierra. También tú buscas en vano, como nosotros buscamos.

Martín López-Vega

Me gusta lo que cuenta Martín en esta entrevista.

And his dark secret love / Does thy life destroy

O Rose thou art sick.
The invisible worm,
That flies in the night
In the howling storm:

Has found out thy bed
Of crimson joy:
And his dark secret love
Does thy life destroy.

Estás enferma, ¡oh rosa!
El gusano invisible,
que vuela, por la noche,
en el aullar del viento,

tu lecho descubrió
de alegría escarlata,
y su amor sombrío y secreto
consume tu vida.

William Blake



gather ye rosebuds while ye may

Sí, a mí también me vino a la mente el colige,virgo.

Gather ye rosebuds while ye may,
Old Time is still a-flying;
And this same flower that smiles today
To-morrow will be dying.

The glorious lamp of heaven, the sun,
The higher he's a-getting,
The sooner will his race be run,
And nearer he's to setting.

That age is best which is the first,
When youth and blood are warmer;
But being spent, the worse, and worst
Times still succeed the former.

Then be not coy, but use your time,
And, while ye may, go marry:
For having lost but once your prime,
You may forever tarry.

Robert Herrick




van Dalem

Que le echaban algo al agua parece evidente.



estándar

“Al final resultó que todo lo que necesitaba está en el standard”, decía el pianista.
Por cierto, hoy ya el patrón se integró.


murder on the dance

Qué buenos que son los de la pérfida para estas cosas. Pero qué buenos.

Eve: “If anyone says ‘It’s murder on the dance floor,’ I will throw them out the window.” 





postre en ciernes


frangollo
Del lat. frangĕre 'romper'.
1. m. Granos quebrantados de cereales y legumbres.
2. m. Cosa hecha deprisa y mal.
3. m. Cuba y P. Rico. Dulce hecho de plátano machacado.

frangollar 
De frangollo.
1. tr. Quebrantar los granos de cereales o legumbres.
2. tr. coloq. Hacer algo deprisa y mal.

trabajo en altura

Levantando el lunes.
Hay una luz que roza la obscenidad.



God, she's beautiful

De visita periódica obligada. Excelsa.
Y sí, es bella y sexi. Mucho.




“One day about a month ago, I really hit bottom. You know, I just felt that in a Godless universe, I didn't want to go on living. Now I happen to own this rifle, which I loaded, believe it or not, and pressed it to my forehead. And I remember thinking, at the time, I'm gonna kill myself. Then I thought, what if I'm wrong? What if there is a God? I mean, after all, nobody really knows that. But then I thought, no, you know, maybe is not good enough. I want certainty or nothing. And I remember very clearly, the clock was ticking, and I was sitting there frozen with the gun to my head, debating whether to shoot.
All of a sudden, the gun went off. I had been so tense my finger had squeezed the trigger inadvertently. But I was perspiring so much the gun had slid off my forehead and missed me. And suddenly neighbors were, were pounding on the door, and, and I don't know, the whole scene was just pandemonium. And, uh, you know, I-I-I ran to the door, I-I didn't know what to say. You know, I was-I was embarrassed and confused and my-my-my mind was r-r-racing a mile a minute. And I-I just knew one thing.
I-I-I had to get out of that house, I had to just get out in the fresh air and-and clear my head. And I remember very clearly, I walked the streets. I walked and I walked. I-I didn't know what was going through my mind. It all seemed so violent and un-unreal to me. And I wandered for a long time on the Upper West Side, you know, and-and it must have been hours. You know, my-my feet hurt, my head was-was pounding, and-and I had to sit down. I went into a movie house. I-I didn't know what was playing or anything.
I just, I just needed a moment to gather my thoughts and, and be logical and put the world back into rational perspective. And I went upstairs to the balcony, and I sat down, and, you know, the movie was a-a-a film that I'd seen many times in my life since I was a kid, and-and I always, uh, loved it. And, you know, I'm-I'm watching these people up on the screen and I started getting hooked on the film, you know. And I started to feel, how can you even think of killing yourself. I mean isn't it so stupid? I mean, l-look at all the people up there on the screen. You know, they're real funny, and-and what if the worst is true.
What if there's no God, and you only go around once and that's it. Well, you know, don't you want to be part of the experience? You know, what the hell, it's-it's not all a drag. And I'm thinkin' to myself, geez, I should stop ruining my life - searching for answers I'm never gonna get, and just enjoy it while it lasts. And, you know, after, who knows? I mean, you know, maybe there is something. Nobody really knows. I know, I know maybe is a very slim reed to hang your whole life on, but that's the best we have. And then, I started to sit back, and I actually began to enjoy myself.”

le daba solo en la mitad

El sol de la tarde

Este cuarto ¡que bien me lo conozco!
Ahora lo alquilan, junto con el de al lado,
para oficinas comerciales. Toda la casa
transformada en oficinas de intermediarios,
y de comerciantes, en Compañías.

¡Ay, este cuarto, qué familiar me es!

Aquí, junto a la puerta, estaba el sofá;
delante de él la alfombra turca;
cerca el estante con dos jarrones amarillos.
A la derecha, no, enfrente un armario de luna.
En el centro la mesa en que escribía,
y tres sillas de paja, grandes.
Y junto a la ventana aquella cama
en la que nos amamos tantas veces.

En algún sitio estarán aún los pobres.

Y junto a la ventana aquella cama;
el sol de la tarde le daba solo en la mitad.

… Una tarde, a las cuatro, nos habíamos separado
por una semana solamente… ¡Ay!,
la semana aquella ha sido para siempre.

C. Kavafis.
Traducción de Ramón Irigoyen.

víctimas y vasos de güisqui

Tan inverosímil como dura, muy dura. Tragedia ética impecable, que para eso está detrás quien está.
Si yo tuviera el placer de conocer a Lucy -estudió para abogada pero no ejerció...-, me iría gustosamente esta tarde, sobre las cinco, a lo del vaso:

It would be understandable if you felt, at this particular juncture in your own and our collective national life, unable to welcome any further uncertainty. But, if you have passed through the looking glass – often with the help of a whisky glass – as I have, and your fractured psyche is now leaning into a life where nothing is as it seems and we walk on shifting sands scattered on the backs of turtles while political event horizons make the very air quake around us, welcome to BBC One’s new drama The Victim.

El resto está aquí.

echarse al monte

El mismo día que Álex se despedía en Madrid yo veía a Pablo en Alicante. Pablo: a los poetas rusos les gustan los negrazos, citando al inefable Limonov. Álex: de retiro al campo a montar un museo pop. Pablo: lo entrevista el gurú y unos días después se cuelga. Álex: qué deprisa se pasó la juventud.
Excelsos ambos en nuestro árido panorama patrio que cerró el fin de semana con un reflejo electoral inequívoco. No me extraña que a uno le dé por fijarse en la chica de Mel y al otro por irse a buscar miel.
Los dos me llegaron de manos amorosas que me leen bien. Gratitud.
Sigue haciendo poco frío para lo que quisiera.
Tengo que reconocer, y lo siento,
que creí más de una vez que era cierto.
Sé muy bien, que es mejor callar
porque el tiempo todo lo calma.
Pero yo tengo que escupir
este nudo de la garganta.
Cuantas veces yo pensé
que esto no iba a suceder.
Y al final pasó, y ahora sé que no,
que no volveré a encontrarme tu mirada.

Ojalá yo pudiera echar
este nudo de la garganta.
Creo que voy a renunciar
porque me tiemblan las palabras.




FUNDACION CLUB 45 from Juan Marigorta on Vimeo.

flirtea

La admira y se le nota. Yo creo que escribe toda la escena aposta como declaración de amor. No es de extrañar.

motirists

Como en aquella ocasión, di  con ella algo así como cuarenta años después. No la tenía en mi memoria infantil por  casualidad.
Desde la secuencia inicial de los títulos de crédito de Saul, pasando por el intermedio, hasta la duración original -3 horas y media...-. Como Saul, también Kramer era de origen  judío.
Ya no se hacen.

G. P.

Benjamín ya estuvo por aquí en alguna ocasión anterior. No lo he leído mucho, pero cuando lo he hecho he tenido la sensación de que no es mi poeta. En la primera entrada que le dediqué -2013...-, ya me pasó y lo conté. Explicar por qué no lo es, es un rollo. Que servidor tiene cincuenta y un años y sus gustos han evolucionado alejándose de determinadas propuestas quizás valga como apunte.
Lo que sigue, tanto el poema como la música, me llegó de la misma mano amorosa.
Añoro el frío.


Mi amor, este poema
es para que lo leas cuando no esté a tu lado,
cuando no pueda ya cuidar de ti.

No te conformes nunca con alguien que no piense
que tú eres una llama más antigua que el fuego,
que tú eres su razón para vivir.

Aprende a no querer a los que no te quieran
y elige bien a qué le tendrás miedo:
no habrá sombra que oculte lo que tú temas ver.

Escapa del que piense
que el aire es la pared de lo invisible
y huye de aquel que crea
que es más feliz quien menos necesita,
porque ése no podría necesitarte a ti.

No te rindas, no olvides jamás que la tristeza
sólo es la burocracia del dolor.
Y si sientes que el mundo se derrumba,
no intentes abrazarte
a otro que esté cayendo a la vez que caes tú,
como yo hice contigo.

Algún día
tendrás que despertarte para salvar tus sueños.
Algún día sabrás que en las promesas
hay siempre un cristal roto
en el que aúlla el viento frío de la mentira.

Recuerda todo eso.

No escondas lo que sientes por miedo a ser frágil,
como aquellos
que por guardar tan bien lo que más les importa,
lo pierden para siempre.

Recuerda que no hay nada que no pueda
ocurrir cualquier día.
No olvides que esta obra ha terminado.
No olvides que le hablas a un teatro vacío.


Benjamín Prado.

... very much

No deja de ser paradójico, o un guiño, o algo, que la protagonista, que se declara atea, se enamore de un atípico sacerdote y por ahí halle la redención. La redención: ese concepto.
La segunda entrega es más inglesa si cabe que la primera, que ya es decir.
Apareció por aquí en su primer asomo a la pantalla, antes del multitudinario reconocimiento.
La televisión por cable me está salvando del tedio nihilista, por no hablar de la vitamina D o el brócoli.

 

Francesca

El libro lo recuerdo malo de solemnidad. La peli no me había atrevido a volverla a ver desde que la estrenaron en Alicante, en un cine ya desaparecido. Esta vez, no como aquella, la he podido ver con sosiego. La idea es magnífica, pero lo de Meryl es de otro mundo.
Se cubrió de gloria mi rey Jonathan:
Clint Eastwood resurrects the star system, the Hollywood love story, and middle-aged romance, but despite all his craft and sincerity, he and screenwriter Richard LaGravenese can't quite turn Robert James Waller's cardboard best-seller into flesh and bone.

just one of those things

It was just one of those things
Just one of those crazy flings
One of those bells that now and then rings
Just one of those things

It was just one of those nights
Just one of those fabulous flights
A trip to the moon on gossamer wings
Just one of those things

If we'd thought a bit before the end of it
When we started painting the town
We'd have been aware that our love affair
Was too hot not to cool down

So good-bye, dear, and amen
Here's hoping we meet now and then
It was great fun
But it was just one of those things

De todas las versiones vocales que he escuchado, dejo estas dos que son las que me convencen:

un día de lluvia en N.Y.

Woody lo volvió a hacer. Primorosa película que discurre sin darnos cuenta del paso del tiempo, que se hace corta. Por poner peros, por momentos la fotografía de Vittorio me carga un poco; y la juventud del trío protagonista me deja fuera de juego, anhelando a aquellas Diane, Michael y toda la parentela que no eran casi imberbes y mucho menos cantantes y superestrellas mediáticas a los veinte escasos, como es el caso en esta que nos ocupa. Pero el trío joven triunfará: tienen talento y hambre, sobre todo la latina lo último. Yo me lo pasaba mejor viendo a los de cuarenta en adelante con sus miserias deambular en una existencia contradictoria sin solución con melodías de I. Berlin de fondo. Pero insisto: un primor.
Por variar respecto a mis hábitos, dejo una crítica que solo coincide con mi parecer en lo de Vittorio. A Alejandro, la peli le parece una castaña.

expendable in Boston

Hace unos meses quedé impactado con este película, con toda ella. Pero toda montaña tiene una cima, y en este caso es Robert la cima. Inigualable, insólito lo suyo. Como dice Josh en uno de los vídeos de abajo, it's the kind of movie that just can't get made anymore. Lo mismo viene a decir Kent en su magnífica disección: Young film fans raised in the multiplex era may look back and lament the fact that no one is making movies like The Friends of Eddie Coyle anymore. The truth is that they never did. There's only this one.

a quintos

as well live

Résumé

Razors pain you;
Rivers are damp;
Acids stain you;
And drugs cause cramp.
Guns aren’t lawful;
Nooses give;
Gas smells awful;
You might as well live.

Dorothy Parker

Si lo quieren traducido, Bárbara lo cita en su buen artículo. No cita -mal hecho- al traductor: Luis A. de Villena.
Llueve desde anoche.

buggers





Es imposible olvidarte de Gene Hackman en La conversación, aquel retrato tortuoso de aquel solitario patético que se gana la vida espiando al prójimo, vendiendo sus secretos más íntimos hasta que desencadena el horror y él se desmorona por dentro y por fuera, paranoico con causa, tocando el saxo mientras que su cerebro enloquece, dice Carlos cuando premiaron a Francis en Asturias.
La vimos en el Doré y salí volando.
Es curioso las dos acepciones principales de la palabra bug.

la aliteración en la deprecación de José Manuel

deprecación
Del lat. deprecatio, -ōnis.
1. f. Ruegosúplicapetición.
2. f. Ret. Ruego o súplica ferviente que se dirige a alguien.

para músicos solo

Escuchamos esto con detenimiento, con admiración, con devoción. La procedencia del Dark eyes es maravillosa. El disco en el que se halla esa versión, también.





de repente, Sandra


Lo de aquel día y las coincidencias fue insustentable por la estadística. Acabar con Sandra al otro lado del auricular, en fin...
Este de abajo fue el suyo que leí.

Rupturas disimuladas tras una carita sonriente

Siempre detecto un gesto
de incredulidad
cuando hablo acerca de los frágiles mecanismos
ocultos tras una apariencia infantil.

Como no crees en ellos, lo dejaste
caer y me miraste victorioso
al ver su superficie intacta a pesar del impacto.

Imagina lo que sentí al recogerlo
y escuchar esa pieza suelta en su interior.

Sandra Santana

propio y ajeno en "el Para"







Abe Weissman

Mucho talento, mucho judío y mucho, pero que mucho Broadway. Los padres son mis preferidos en esta joya de dos temporadas. Y de los cuatro, el papá de Mrs. Maisel, Abe. Helo por aquí abajo:

y no había ningún recinto o santuario del que nos mantuviéramos ausentes


Dones de la memoria

De verdad yo quisiera verme muerta.
Ella me abandonaba entre sollozos
y ante mí repetía sin cesar
–¡Ay de mí, qué cruelmente sufrimos! Mas no dudes
que te abandono, Safo, sin quererlo.
Y yo le respondía de este modo:
— Márchate alegre y tenme en tu memoria
porque bien sabes cómo te mimábamos.
Mas si no, yo quisiera
traerte los recuerdos
de aquellas experiencias hermosas que vivimos
pues con muchas coronas de violetas
y de rosas y flores de azafrán
te ceñiste, a mi lado,
y abundantes guirnaldas enlazadas
alrededor del cuello delicado
pusiste, hechas de flores,
y con esencia
floral
te ungiste, y con bálsamo de reyes,
y sobre blandos lechos
delicada
saciabas el deseo,
y no había ningún
recinto o santuario
del que nos mantuviéramos ausentes.

Safo
Versión de Aurora Luque.