autorretrato envidiable en las formas

A Luis Antonio no le envidio el nombre compuesto, aunque mi segundo sea el mismo que  el suyo; tampoco su ligera afectación de más; mucho menos su estado emocional en este autorretrato. SIn embargo, le envidio con una mezcla de frustración larvada y añosa su capacidad para el soneto y otras formas canónicas. No me es dada esa maravillosa capacidad, y ya quisiera yo, ya. Pero no, esto sí que no me es dado.

AUTORRETRATO AHORA MISMO

Me encuentro más que viejo y muy cansado,
y no estoy ni en uno ni en otro extremo.
Cierta melancolía –me lo temo-
ha de ser la causante de mi estado.

Vivo pero me escoro al otro lado,
y aunque a ratos en buen fervor me quemo
esperando un instante aún supremo,
siento que todo viene malogrado.

Sé que busco todavía un lucero,
de la belleza el sutil concierto,
y del sexo y los libros el sustento.

Pero el mundo no es nunca el que yo quiero.
Amor me tiene casi manco y tuerto.
Y es humo la amistad y desaliento.


Luis Antonio de Villena

what's a cage

Lástima que no he leído el libro de Capote para poder hilvanar más fino. De él, esta primera cita, casi literal en la película con el mismo nombre. De la película, la segunda. La película acaba con una de las escenas más bellas y desastrosas para un servidor. Bella por el encuadre, el callejón, el gato, la lluvia, las gabardinas mojadas, las gotas de agua en sus caras, el llanto liberador de ella. Desastrosas porque no se sostiene, porque es mentira, porque, como bien sabía Truman, escudriñador de los entresijos humanos, las cosas no son así y, por lo tanto, no acaban así. Pero la máquina de fabricar sueños tiene eso, que miente deliberadamente, y George lo sabía perfectamente. Si no mintiera, acabaría con el maravilloso monólogo de Varjak y el anillo -impagable la escena en Tiffany's con el dependiente y el presupuesto máximo de diez dólares- en el taxi de Holly. Ah, y el gato lo recogería él...

- Never love a wild thing, Mr. Bell,' Holly advised him. 'That was Doc's mistake. He was always lugging home wild things. A hawk with a hurt wing. One time it was a full-grown bobcat with a broken leg. But you can't give your heart to a wild thing: the more you do, the stronger they get. Until they're strong enough to run into the woods. Or fly into a tree. Then a taller tree. Then the sky. That's how you'll end up, Mr. Bell. If you let yourself love a wild thing. You'll end up looking at the sky.

―No se enamore nunca de ninguna criatura salvaje, Mr. Bell ―le aconsejó Holly―. Esa fue la equivocación de Doc. Siempre se llevaba a su casa seres salvajes. Halcones con el ala rota. Otra vez trajo un lince rojo con una pata fracturada. Pero no hay que entregarles el corazón a los seres salvajes: cuanto más se lo entregas, más fuertes se hacen. Hasta que se sienten lo suficientemente fuertes como para huir al bosque. O subirse volando a un árbol. Y luego a otro árbol más alto. Y luego al cielo. Así terminará usted, Mr. Bell, si se entrega a alguna criatura salvaje. Terminará con la mirada fija en el cielo.

Truman Capote, Breakfast at Tiffany's, Desayuno en Tiffany's, traducción de Enrique Murillo.

Paul Varjak: You know what's wrong with you, Miss Whoever-you-are? You're chicken, you've got no guts. You're afraid to stick out your chin and say, "Okay, life's a fact, people do fall in love, people do belong to each other, because that's the only chance anybody's got for real happiness." You call yourself a free spirit, a "wild thing," and you're terrified somebody's gonna stick you in a cage. Well baby, you're already in that cage. You built it yourself. And it's not bounded in the west by Tulip, Texas, or in the east by Somali-land. It's wherever you go. Because no matter where you run, you just end up running into yourself.
[takes out the ring and throws it in Holly's lap]
Paul Varjak: Here. I've been carrying this thing around for months. I don't want it anymore.

Breakfast at Tiffany's. Dirigida por Blake Edwards. Guion de George Axelrod